El mito de la distribución. ¿Dónde se vende mi libro?

Librería editorial cronos

Tienes tu libro terminado, estás listo para publicarlo y buscas editorial (tradicional, autoedición, coedición, todo un mundo del que hablaremos en nuestro próximo artículo), y uno de los factores que siempre preocupan al escritor es la distribución. Claro, todo el mundo quiere ver su título en la mesa de novedades de las grandes librerías, es el sueño. Entonces te encuentras con editoriales que te aseguran que ellos pueden conseguirlo, que tienen acuerdos con distribuidoras que llevan los libros a este mágico lugar. Y claro, eso es lo que tú quieres, ¿quién no? Pero ¿Hasta qué punto es verdad? Bueno, para ser honestos, no es que sea mentira, pero es más bien una interpretación optimista (de arco iris y caramelo) de la realidad.

No estamos aquí para satanizar estrategias de venta de algunas editoriales de autoedición y co-edición, lo que nos interesa es que el escritor esté informado y conozca las reglas del juego (por llamarlo de alguna manera), pero el caso es que se publican miles de títulos al año en todas las modalidades, muchos de ellos, más de los que te puedes imaginar, salen de editoriales que, efectivamente, tienen acuerdos con distribuidoras, y estas distribuidoras, a su vez, trabajan con las grandes casas y, técnicamente, estas podrían adquirir el libro en depósito, colocarlo en sus estanterías y pagarlo solo si vende. Pero volvemos al número de títulos publicados. Según la agencia del ISBN, entre el 2010 y el 2014 se publicaron alrededor de 100.000 nuevos títulos solo de editoriales tradicionales (tales como Planeta, Alfaguara, Tusquets, Anagrama, Mondadori, etc). Y eso sin contar los autores autoeditaodos. Ninguna librería, por grande que sea, puede tener todos ellos es sus bodegas, ya no digamos en la mesa de novedades. No hay espacio material. Desde luego, las librerías optan por poner a la vista a los autores conocidos o los textos que han recibido premios, de hecho, les sale más a cuenta tener en stock y a la mano del lector 4 ediciones diferentes de Los pilares de la tierra (publicado en 1989) que 4 autores nóveles. Las librerías, por norma general, solo llevan libros de autores desconocidos para presentaciones o en el caso de que alguien los encargue específicamente. Y esta la realidad sin endulcorantes.

De nuevo, no pretendemos aquí decir que las librerías son el cuartel general del mal pavimentado con los sueños de los escritores. Son negocios. No podemos enfadarnos por ello (quizás un poco), pero sí podemos saber su funcionamiento, aprender a darle la vuelta para que nuestro libro llegue a la gente y, sobre todo, no dejarnos engañar con faltas promesas.

Por eso, cuando nos sentemos a hablar de distribución con nuestros posibles editores, no nos quedemos con lo que nos dicen. Demos un paseo por las librerías, veamos realmente qué títulos se ofrecen y si hay alguno de esa editorial en concreto.

Y de regreso a casa, no nos sintamos deprimidos, porque no ahí no se acaba todo. De hecho, sí podemos llevar nuestra novela/poemario, antología de relatos a las librerías, aunque para lograrlo tenemos que hacer un poco de trabajo de campo (y esto va para los que editan en editoriales tradiciones, autoeditados y co-editados).

Aquí algunos consejos:

1.- Si trabajas con una editorial con cara y ojos, puedes pedirle que te organice una presentación en una librería, eso hará que lleven tu libro unos días antes y se quede algunos después. Pero ¡cuidado!, la gente no va a presentaciones de autores desconocidos, quizás uno o dos se planten por ahí, pero tienes que ser consciente de que la mayoría de los asistentes serán de tu círculo más cercano.

2.- La librería de tu barrio, o cualquiera que sea independiente, estará siempre más abierta a ponerte en la estantería que cualquiera de las grandes casas. Pide a tu editorial que los llame, pero de preferencia acércate tú primero y charla con el librero.

3.- Lo mismo con la librería del pueblo de tus padres, abuelos, tíos. En sitios como ese la gente es cercana, se comenta lo que ha leído y puedes conseguir más ventas de las que te imaginas. Si hay oportunidad, no descartes hacer una presentación ahí.

4.- Haz que tus amigos pidan tu libro en la librería. Esto no garantiza que encarguen más de uno la primera vez, pero si lo hacen unos cuantos, es posible que acaben pidiendo algunos en depósito.

6.- Recuerda que las librerías no son los únicos lugares donde puedes hacer presentaciones: bibliotecas, bares y centros culturales te ofrecerán siempre mejores condiciones en lo referente a comisiones y costes del evento. Te conviene especialmente si eres autoeditado.

Y recuerda, como escritor, debes poner mucha atención a las condiciones que te ponen las editoriales y no dejarte engañar. Mientras que nosotros, editores, tenemos la responsabilidad de informar claramente y sin distorsionar de la realidad a quienes confían en nuestras empresas para publicar su obra.